ASPAGRO – Organic quinoa from Peru

Yudy

Conoce a Yudy Cisneros, nuestra agricultora. Te contamos de su historia, de su campo, y como ha cambiado su vida desde que esta en ASPAGRO.

Conoce a Yudy

«Yo nací en una familia de agricultores y ganaderos. Por ende, siempre he tenido un vínculo especial con la tierra. Cuando niña recuerdo gratamente que pastoreaba ovejas, tomaba leche recién ordeñada y comía alimentos frescos de la cosecha del día. Esas experiencias maravillosas marcaron mi vida y fortalecieron mi conexión con el campo.»

«Terminé mis estudios secundarios con gran dificultad, ya que ser madre y estudiante no era una tarea sencilla para una adolescente de 17 años. Pasó el tiempo, y, buscando mejores condiciones de vida para mi familia, dejé el campo y migré a la ciudad. Estas fueron épocas de arduo trabajo sin resultados que me llenen de satisfacción. En ese proceso, llegaría mi segundo hijo, José; y con él, a mis tareas domésticas se le añadieron las terapias físicas. Tuve la suerte de contar con el apoyo económico de mi prima para llevarlo a sus terapias, ya que por ese entonces, nuestra situación económica era precaria.»

«Mi esposo y yo nunca sentimos satisfacción trabajando para otros; y por varios años nos esforzamos para que nuestros emprendimientos despeguen. Pasamos de ser transportistas a comerciantes, de criadores de trucha a acopiadores de cereales y aún con socios de nuestro entorno más cercano, fuimos blanco de estafas y malas intenciones. Es así que, en el 2013, vimos en la quinua y la agroecología una opción para conectarnos con nuestras raíces y hacer de ella nuestro sustento diario. No ha sido fácil, pero ha sido satisfactorio.»

Su Campo 'Pepito'

Yudy: «Nuestra chacra ha pasado de generación en generación en la familia de mi esposo. Cuando decidimos trabajarla y volver a nuestras raíces, lo primero que hicimos fue nombrarla, “Pepito”. Esto fue en honor a nuestra mayor fortaleza, nuestro hijo José. Como madre de un niño con capacidades físicas y mentales diferentes, desarrollas una personalidad fuerte y arrolladora contra miradas y comentarios absurdos. No permitimos que nada nos lastime.»

«Con esa misma fortaleza, esperanza y amor, hace algunos años decidimos dedicarnos a la agroecología; y hacer de nuestras tierras nuestra fuente de ingresos.»

Con nosotros

Yudy: «Ser socia de ASPAGRO ha sido una gran ventaja. El nivel socioeconómico de mi familia ha mejorado y puedo ofrecer a mis hijos mejores condiciones de vida. Pero lo que más aprecio es el valor que le dan a la mujer dentro de la organización; nos llevan por la ruta del empoderamiento y eso me hace feliz y me hace crecer.»

ASPAGRO

Mira las últimas noticias:

Escríbenos